Uruguay 2015: la opción por el ajuste

Autores: 
Jorge Notaro Roumas

Resumo

En 2014 se alcanzaron niveles sin precedentes del PIB, de la inversión privada y de la Inversión Extranjera Directa (IED), del número de personas ocupadas en empleos sin restricciones, del salario real y de las pasividades; se redujo el número de personas pobres y desempleadas. En 2015 comenzó la reversión de las tendencias y se está aplicando una política de ajuste caracterizada por la contracción de la demanda interna con un consumo privado estable y profunda caída de la inversión pública, la utilización de las tarifas para aumentar los ingresos públicos, los salarios reales casi congelados, la pérdida de capacidad de compra de las pasividades, la reducción del número de personas trabajando y la estabilización del número de personas pobres. Aumentaron los ingresos del capital local y extranjero en forma de intereses de deuda y utilidades, y también los depósitos bancarios de residentes en el exterior. En un contexto de caída de la demanda externa la política no se propuso compensarla con un aumento de la demanda interna, que se podría lograr con mayores impuestos al capital y sus ingresos, aumentos de salarios y de la inversión pública.