Indígenas exigen detener la depredación del Planeta

25 de Abril de 2017, por Genaro Bautista


El Caucus Global de Pueblos Indígenas en la Organización de las Naciones Unidas (ONU), se pronunció para poner un alto a la depredación provocada por los países industrializados contra el planeta.
 
Durante la reunión preparatoria al 16o periodo de sesiones del Foro Permanente para las Cuestiones Indígenas de las Naciones Unidas, las lideresas y líderes, demandan a los Estados, cambiar sus políticas de injerencia en territorios indios, ya que su avasallamiento pone en riesgo a las sociedades originarias y a la misma población mundial.
 
Para ello, el Caucus acordó establecer una alianza estratégica de los pueblos indígenas con la ONU, a fin de diseñar un mecanismo encaminado a garantizar la integridad territorial de sus pueblos y comunidades.
 
A diez años de la aprobación de la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, por la Asamblea General de la ONU, los asistentes estiman que su aplicación es deficiente y en la mayoría de los casos inexistente.
 
Los representantes de las siete regiones políticas del mundo piden a sus gobiernos el respeto a la Tierra y el Agua elementos fundamentales para la vida en el orbe.
 
El Caucus dirigido por Naomi Lanoi Leleto, Masai de Kenya; Elsie Bondreau, Yup’ik de Anchorage, Alaska; Adi Asencaca, de la Fundación de Pueblos Indígenas de Fiji; Edwina Martel de la Tribu Badjao de Filipinas; Sylvia Plain de la Nación Anishinabek; Bob Awtore de la Nación Oneida y Virginia Flores, Tepehuana de México, enfatizó que el reto a vencer por el calentamiento global será por los siguientes treinta años.
 
Insistieron en que la voracidad de las transnacionales que arrasan con bosques y explotación del suelo y subsuelo, tiene un riesgo latente para la subsistencia de siete mil quinientos millones de personas.
 
Y manifestaron que esto es evidente con la escases del agua y el derretimiento de los hielos del Ártico.
 
La defensa de vida de la humanidad es un compromiso de los pueblos indígenas que pelean en el Sistema de las Naciones Unidas, como un compromiso de sus ancestros, como guardianes de la Tierra.
 
Las industrias mineras explotadoras de oro, plata y cobre, muchas de ellas a cielo abierto, son señaladas como responsables de esta depredación, al igual que las extractivas de agua y taladoras de bosques.
 
La tala de los bosques, manifiestan, conlleva un riesgo para la cultura, la identidad y la soberanía alimentaria de los pueblos.
 
La Cosmovisión indicaron, desparece con el fin de los bosques y esto acaba con las lenguas indígenas.
 
Expusieron casos preocupantes como la violencia, persecución y asesinato de liderazgos en Crimea, Fiji, México, Honduras, Guatemala, Colombia, Perú, Ecuador, Filipinas, Estados Unidos y Canadá.
 
Por ejemplo, en el caso de Canadá, se mencionó la lentitud de la investigación en la desaparición de mujeres y niñas, así como el racismo policíaco o el suicidio de jóvenes de lugares muy remotos.
 
Calificaron como preocupante la insensibilidad de los gobiernos por la pérdida de identidad de jóvenes indígenas y demandaron acciones inmediatas para evitar este genocidio.
 
Los Masai denunciaron el despojo de la propiedad intelectual y biopiratería de sus conocimientos tradicionales; los representantes de la amazonia colombiana, el avasallamiento de sus territorios, agua y biodiversidad.
 
La delegación indígena de Formosa, declaró la persecución de que son objeto por denunciar despojos e irregularidades de su hábitat.
 
En el caso de México, la delegación indígena expondría en el Foro Permanente para las Cuestiones Indígenas de Naciones Unidas, los casos de la Tribu Yaqui, Arantepacua y Ayotzinapa.
 
Mario Luna, Yaqui de Sonora, planteará que el Foro Permanente exige al Estado mexicano a cumplir y garantizar los derechos colectivos de la tribu referente a la autonomía, agua, territorio, consulta previa, libre e informada, así como la reparación del daño contra este pueblo.
 
Rogelio Mercado, Purhe’pecha de Michoacán, reclamará justicia por la incursión de fuerzas especiales de seguridad a esta población.
 
La coincidencia de los representantes indígenas, es la ausencia de la consulta previa, libre e informada, según los estándares internacionales estipulados en el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).
 
Aseguraron que las industrias extractivas son una amenaza permanente a los pueblos indígenas.
Y la pelea en estos momentos será por recursos hídricos, energéticos y boscosos.
 
Las dirigencias indígenas están convencidas que la escasez del agua provocara mayores migraciones en busca del vital líquido.
 
Por lo que nunca hay que quitarle la esperanza a estas sociedades que tienen que subsistir, asentaron.
 
Y con una agenda saturada, las delegaciones nativas buscarán que sus derechos sean respetados. Esto del 24 de abril al 5 de mayo cuando concluye esta 16o sesión del Foro Permanente para las Cuestiones Indígenas de las Naciones Unidas.